CEREMONIA DE SANACIÓN
DEL LINAJE ANCESTRAL FEMENINO
TRABAJO DE EMPODERAMIENTO PARA MUJERES
con Marianna de Arboleda de Gaia

“Que mi linaje femenino sea fuente de nutrición.
Que mi linaje masculino sea manantial de fuerza.
Que en mí se pacifiquen ambos linajes.
Que de su matrimonio me nazcan frutos dulces y abundantes.”
Canción de Marianna

Para las mujeres la vinculación con el linaje deviene esencial ya que históricamente hemos estado más vinculadas que los hombres a los núcleos y casas familiares.

Nuestros linajes están constituidos por mujeres y hombres y ambos constituyen nuestra familia, están presentes en nuestro ADN y forman parte de lo que cada una de nosotras es. Así las cosas, en nuestro linaje está escrita la historia del patriarcado en la que todos -víctimas y verdugos- son familiares nuestros. Cuando las mujeres trabajamos el tema del linaje tenemos que afrontar esa impronta patriarcal y reordenar en nuestro interior los vínculos entre los hombres y las mujeres de nuestra familia, considerando también los estragos del abuso y la violencia familiar.

La fiesta más antigua y solemne de la Europa indígena es el festival de finales de Octubre que fue cristianizado en 998. Para la antigua tradición el festival marcaba el comienzo de un ciclo anual completo. Es la única fiesta registrada en los pocos calendarios druídicos que se han encontrado y la manera en que es nombrada en ellos, Trinouxion Samonii, nos indica que la festividad duraba 3 noches.

El año comienza honrando el Retorno de la Oscuridad ya que todos los fenómenos se inician en el vientre oscuro de la Gran Madre. En ese caldero o matriz de lo no nacido todo puede beneficiarse de la buena muerte que trae consigo la renovación y el renacimiento necesarios para gestar un nuevo ciclo de florecimiento y fructificación.

Caldero de la Renovación. Siglo II a.C.
  
La celebración es la fiesta de la Tierra más importante. Cuenta la leyenda que esa noche se abre una grieta entre los mundos que permite la comunicación con el gran misterio. Esto favorece especialmente los procesos oraculares, siendo el momento más apropiado para “ver el futuro” y co-crearlo desde la imaginación. Por esa grieta la Anciana Primordial ascenderá a la Tierra acompañada de todos los linajes ancestrales, que esas noches regresan para ofrecernos un reencuentro de amor y sabiduría. Esa noche todas las mujeres somos llamadas por la Abuela del Tiempo para recibir su enseñanza y acompañar su trabajo.

En esta ceremonia trabajamos nuestra relación con los miembros vivos de nuestro linaje y, también, nos reunimos con los familiares y seres queridos que ya no están con nosotros. Vamos a su encuentro a ofrecerles nuestro amor y nuestro recuerdo; y también a recibir sus enseñanzas, saldar cuentas pendientes y despertar memorias olvidadas. Es importante saber que nuestros muertitos no son seres a los que haya que temer, ni zombis, ni fantasmas ni nada por el estilo, sino sólo esa parte de nuestra familia que ahora “camina por el otro lado” y con los cuales podemos establecer contacto y comunicación en esta fiesta, según cuenta la tradición.

Cada año la Madre Tierra nos ofrece esta ocasión para regresar a nuestras raíces y recuperar el contacto con la corriente de Amor que, generación tras generación, nos ha traído hasta aquí.

Trabajando desde la perspectiva de la vida femenina sanaremos el vínculo con nuestros familiares vivos y celebraremos con alegría el reencuentro con nuestros seres queridos ausentes, liberaremos con ligereza cargas ancestrales que ya no nos pertenecen y sanaremos nuestros lazos para actualizar la herencia viva que es nuestro derecho de nacimiento como hijas de la Tierra.

Conoceremos el pasado de nuestros linajes, con los misterios que la información del ADN mitocondrial nos relata, así como cuáles eran los roles familiares anteriores a la creación de patriarcado.

Así, honrando nuestra propia tradición primigenia y rescatando sus tesoros olvidados, podremos recuperar un legado ancestral capaz de nutrir nuestra alma femenina para, luego, poder entregarlo libre de cargas a las próximas generaciones. Marianna Doña Loba

Ceremonia de Ancestros de 2013.

PROGRAMA
Las mujeres y las noches de Samhain. Celebración del Fin de Año de la Tierra. El oráculo: preguntas y respuestas para el año que comienza.

Sobre la muerte y el morir. Tomar la muerte como consejera. Los altares de linaje, cómo trabajar con los antepasados. Llamada a nuestro linaje ancestral. El diálogo con nuestros muertos.

Sanación de vínculos con tu linaje femenino: Madre y abuelas o el espejo rechazado. Las mujeres de nuestra familia.

Sanación de vínculos con tu linaje masculino: Padre y abuelos: el principio masculino. Los hombres de nuestra familia.

La energía del nombre que nos legaron. Uso de sobrenombres y seudónimos. Nuestra genealogía y la procedencia de nuestros antepasad@s. Renovación  de  vínculos con nuestro linaje ancestral.

Los linajes espirituales de los que somos portadoras: guías personales, animales de poder y vinculación con los 4 elementos.

La información ancestral del ADN mitocondrial. La familia humana y la vinculación con los linajes terrestres de los que somos herederas. Los linajes matrilineales.

Meditación de ancestros con los 4 elementos y las 4 direcciones.

Ensueños  dirigidos para restaurar la vinculación ancestral.

  
MATERIAL NECESARIO:
Banda para taparte los ojos (imprescindible) Listas de nombres de tus ancestros de las línea materna y paterna: Es importante buscarlos con tiempo para poder tener la lista más completa posible, podemos darte información sobre cómo conseguirlos Fotos de tu madre y tu padre (solos y juntos), de tus abuel@s,  bisabuel@s, etc Una foto tuya de cuando eras pequeña en la que no haya nadie más Pequeños objetos personales que hayan pertenecido a tus ancestros Pequeñas ofrendas de raciones de comida, bebida o tabaco que gustasen a tus ancestros Una botella de agua, pañuelos de papel, boli y cuaderno.